logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

Bocinas Inteligentes

El ser humano siempre ha tenido la fascinación por los ruidos de la naturaleza y ha querido recrear esos sonidos a través de la música. La historia musical es muy extensa, que en este blog no lo contaremos, sin embargo, la música ha sido un impulsor de diferentes avances tecnológicos como en el caso de la reproducción de sonidos.


Les contaré un poco de la historia de los diferentes sistemas de reproducción que inició en 1857 cuando el francés León Scott inventó el fonoautógrafo el cuál consistía en un cuerno o un barril que recogía las ondas sonoras hacia una membrana a la que estaba atada una cuerda. Cuando llegaba el sonido, ésta vibraba y se movía y el sonido podía grabarse en un medio visible

En 1877 Thomas Alva Edison, anunció la invención del primer fonógrafo. El fonógrafo utiliza un sistema de grabación mecánica analógica, en el cual las ondas sonoras, que pueden ser producidas por la voz u otros medios son transformadas en vibraciones y éstas en un surco trazado de forma vertical, al que más tarde se la pasará una aguja y la misma recogerá las vibraciones en el cilindro del fonógrafo.

En 1887 Emile Berliner inventó el gramófono el que contaba de un plato giratorio, un brazo, una aguja o púa con una bocina y un motor a cuerda el cual gira a 80 RPM aproximadamente, este invento evolucionó a lo que hoy conocemos como tornamesa o tocadiscos con los discos de acetatos.


Simultaneamente en el desarrollo de los discos de acetatos, se inició el desarrollo de la grabación magnética con la grabación de las ondas de sonidos en medios magnéticos utilizando la energía eléctrica usando alambres. El primer sistema de alambre confiable se lanzó al mercado en 1930, antes de la segunda guerra mundial, y durante toda la guerra los aliados utilizaron este sistema para grabar mensajes primero en clave morse y posteriormente mensajes más complejos.

En 1928 Fritz Pfleumer solicitó la patente similar al del grabador de alambre pero que utilizaba tiras de papel o material plástico recubiertos de sustancias de óxidos de metal. Este sistema se le llamó magnetófonos y evolucionó a los sistemas de reproducción de cintas o el famoso cassete compacto que conocemos hoy en día.


La era digital empezó a realizar su aparición, en 1978 los primeros Laserdisc, los cuales no tuvieron éxito por la introducción de las cintas VHS y BETAMAX, pero dieron la pauta para poder desarrollar en 1979 los Discos Compactos (CD por sus siglas en inglés) creados por Kees Immink de la empresa PHILLIPS y el japonés Toshitada Doi de la empresa SONY. Los CD’s tenían una capacidad para grabar 70 minutos de música que era la duración de la Sinfonía n.º 9 de Beethoven (preferida por Toshitada Doi).


Por la duración de tiempo de los medios físicos se creó la compresión de las ondas de sonidos grabadas y se desarrolló el formato de MP3 para la compresión de la música, este formato se desarrolló en el año de 1986 por tres científicos del Instituto Tecnológico de Fraunhofer, y en 1995 se aprobó oficialmente esta tecnología por el Moving Picture Experts Group (de allí las siglas MPEG).


Todo este desarrollo de compresión de sonidos ha permitido la evolución de la forma de transferir y compartir música al día de hoy. Lo que nos lleva a ver que nuestra bocina inteligente que compramos en 2019 ó 2020 ha sido una evolución de lo que se inició en 1857 por León Scott.


¿Qué es una bocina inteligente?, como su nombre lo indica es un sistema de reproducción de sonidos, pero ¿por qué es inteligente?


Cuando abrimos nuestra caja y sacamos nuestra bocina encontramos el hardware básico que consiste en:


Bocinas para la reproducción de sonido y dependiendo la marca pueden ser sistemas de gran fidelidad e incluso de música 3D, que permite una experiencia envolvente sin importar el lugar en dónde se ubica nuestra bocina.


Micrófonos que permiten oir todos los comandos de voz que utilizaremos en su operación e identifican la sonoridad del espacio para realizar los ajustes necesarios y poder implementar el sonido 3D de algunas marcas.


Receptores de radio frecuencias, que permiten una conectividad completa por medio de redes de WiFi o Bluetooth.


Pero aún con esto no identificamos la inteligencia, ya que el mercado ofrece una gama amplía de bocinas o sistemas de sonidos que tienen estos tres elementos básicos. Por lo cual podemos decir que su inteligencia radica en lo siguiente:


La conectividad por medio de WiFi tiene el objetivo de conectarse a internet y ser parte del “Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés)”, dicha conexión se realiza a un asistente virtual del mercado, siendo tres los principales proveedores: Amazon con Alexa, Google con Oye Google y Apple con Siri.


En los próximos años veremos conexiones WiFi preparadas para la conexión a internet por medio de 5G.


El asistente virtual es considerado como una rama de inteligencia artificial que permite realizar diferentes tareas utilizando un software que se encuentra en la nube, a este concepto se le llama “Software as Services o SaS”, y puede controlar diferentes componentes o hardware ubicados en diferentes habitaciones en tu casa u oficina. Es por eso que podemos pedirle a la asistencia virtual: ¡Alexa, enciende nuestro televisor!; ¡Siri, abre las persianas!; ¡Oye Google, enciende las luces!, y adicionalmente podemos darnos el lujo de pedir que las ponga en un tono e intensidad específico, y todo esto por medio de un comando de voz. Estas conexiones crean un ecosistema tecnológico en tu oficina y/o casa.


Y si quieres entender un poco a mas detalle te dejo el link del Ecosistema de Apple.


De la misma forma el asistente virtual podrá realizar tareas no relacionados a la interacción de un componente físico, sino también puedes solicitarle agendar una reunión. 


En el caso de Alexa de Amazon, puedes pedirle que realice compras cargando el pago a tu método de pago principal, y llegará a tu dirección predeterminada. Y así, como estos ejemplos existen muchas más actividades que podrás realizar con tu asistente virtual.


Seguramente te preguntarás, y ¿cuál fue el objetivo de contarles un poco de la historia de la evolución de los equipos de reproducción de los sonidos?, siendo éste el de contar con una bocina y poder escuchar música. Sin embargo, con las bocinas inteligentes estamos en posibilidad de escuchar música a través de sistemas de transmisión por internet o “Streaming” como Spotify, Apple Music, Amazon Music, TuneIn, etc.


Los sistemas de Streaming pudieron existir hasta que se conjugaron todas las tecnologías disponibles, es decir, primero que la música se puede grabar en medios electrónicos con diferentes niveles de compresión y se originó con la creación del MP3; segundo, disponer de las redes suficientemente rápidas y estables para la transmisión a través de internet y contar con un sistema de reproducción, como es el caso, de nuestra bocina, teléfono y televisor inteligentes, así como computadoras, consolas de video juegos, etc.


Actualmente, nos parece muy simple la existencia de este tipo de dispositivos que sencillamente sacamos de su caja, los conectamos a la corriente e internet y de forma casi inmediata contamos con todas las bondades descritas anteriormente; sin saber todo lo que previamente tuvo que suceder para que hoy en día podamos disfrutar de nuestra música preferida y además contar con un asistente virtual que podrá ayudarnos en nuestras tareas. 


¿Tienes una bocina inteligente en casa u oficina?; ¿te gustaría comprar una?; ¿para qué la utilizarías?. Danos tu opinión.

Ruben Gomez

rgomez@inphini.com.mx

No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website

WhatsApp chat