logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

¿Cómo veían la tecnología hace un siglo? – Conexión neuronal a máquinas

¿Cómo veían la tecnología hace un siglo? – Conexión neuronal a máquinas

¡Hola amigos! Este es mi segundo blog sobre cómo veían la tecnología hace un siglo y cómo ha evolucionado hasta hoy. Y para ello voy a empezar con otra imagen de la compañía de chocolates Hilderbrand que publicaron a principios del siglo XX, buscando adivinar cómo podría ser el futuro.

En esta imagen podemos ver a niños tomando “clases” en un aula, conectados a través de cables en su cabeza hasta un aparato en el que el profesor tritura varios libros con lo que nos hace pensar que los están metiendo directamente en sus cabezas. Hay un pequeño símil de cómo el día de hoy los niños están tomando sus clases de forma diferente, como lo vimos en el blog anterior cuándo hablé de las videoconferencias. Pero lo interesante de esto es preguntarnos ¿podríamos conectar máquinas a nuestros cerebros e inclusive pudieran servir como un almacén de datos?

Por más imposible que parezca se han hecho varios avances al respecto, empezando desde 1875 cuándo Richard Caton observó impulsos eléctricos en la superficie del cerebro y hasta 1924 Berger logró clasificar las ondas cerebrales. Pero no fue sino hasta 1970 que se empezó una investigación formal al respecto y se denominó esta rama como BCI (Brain Computer Interface) en la Universidad de UCLA. A mediados de 1990 existieron grandes avances en las neuroprótesis para por ejemplo recuperar la vista o el oído; nace  la resonancia magnética funcional que busca patrones en la actividad cerebral en tiempo real; y en el 2000 surjen las primeras interfaces cerebro-computadora no invasivas. 

Pero ¿cómo se logró esto? Como ya sabemos el cerebro se compone de aproximadamente 86 billones de neuronas, cuando hay actividad hay comunicación entre ellas a través de la synapsis (conexión entre neuronas) por medio de impulsos eléctricos, y si se recibe un patrón específico es cuando se genera alguna acción, como mover un brazo, leer, escuchar.

Los avances en este ramo han dado pasos agigantados en las últimas semanas cuando el director del proyeto Umbrella… no es cierto, más bien de Tesla, sí el mismo Elon Musk que esta detrás de casi cada avance importante en el ámbito tecnológico, como los viajes espaciales, los autos eléctricos, inteligencia artificial, entre muchos otros. También tiene la empresa Neuralink y en su última presentación dio a conocer a Gertrude una cerdita equipada con un dispositivo al que el magnate describió como un “fitbit en tu cráneo”. El dispositivo registraba la actividad neuronal y de forma inalámbrica se recibía en una pantalla. Si bien para muchos este avance parece espectacular, para los expertos en el tema no lo es tanto, salvo por la comunicación inalambrica a los dispositivos. Pero lo que causó más revuelo fue el discurso del millonario en el que habló sobre la posibilidad de injertar uno de estos chips en el cerebro humano, inclusive que ya se está trabajando en una máquina quirúrgica que de forma automática haga esta operación, con la que podrías recopilar información de toda tu vida y que de forma automática podamos acceder y tener un respaldo de la información de toda tu vida, lo que podría acabar con un sin número de problemas de memoria, podría ayudar en el uso de neuroprotesis, o algo más vanal como manejar tus dispositivos con la mente.

 Sé que un avance como este puede causar por un lado emoción y por otro lado miedo. ¿Será que el futuro como lo hemos visto en Ghost in the Shell o Blade Runner nos está alcanzando? Elon Musk es un visionario, y vaya que ha utilizado sus millones para ser pionero en estas industrias del futuro, pero su visión en muchas ocasiones no ha llegado a la realidad, al menos todavía no, como cuándo predijo que Tesla tendría un millon de robotaxis para este año, lo cuál dista de la realidad. Pero si lo pensamos un poco más de fondo decíamos lo mismo cuando Trump dijo que iba a ser presidente. Lo cierto es que como en la primer imagen, la idea de conectarnos a máquinas ha prevalecido en nuestra imaginación, creo que sólo es cuestión de tiempo en que se logre. Ojalá que hayan disfrutado la lectura y como ya sabemos la única limitante es la imaginación, así es que nos vemos en el pasado.

Luis Larrañaga

llarranaga@inphini.com.mx

No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website

WhatsApp chat